¿AFRODESCENDENCIA O NEGRITUD?

7f00af_542416b8f65f42d9afed34b00a7aafe0-mv2
Tomada de Google images 

Afrodescendiente, oscurito, persona de color o morenito, son algunos de los eufemismos utilizados para aplacar o esconder el racismo. Algunos amigos utilizaban estos términos para hacerme sentir mejor, para no sonar groseros, asumiendo que no me gustaba la palabra negra.

En varias ocasiones he escuchado a hombres y mujeres negras decir que no les gusta ser llamados negros, y otros tantos que rechazan el calificativo afrodescendiente. Hace tiempo he estado pensando en la diferencia de estos términos, ¿por qué el uso de cualquiera de estos, puede violentar la dignidad de una persona, por qué si los usamos estamos transgrediendiendo la autopercepción étnica de un ser humano?

En fin, investigando me he encontrado con diversas cuestiones que van desde la percepción étnica hasta la postura política de un individuo, dependiendo de ello se avala o rechaza el uso de los calificativos negro o afrodescendiente.

La palabra negro fue utilizada durante la conquista, para referirse a aquellas personas que llegaron desde África en calidad de esclavos. Esta palabra ha sido naturalizada y es parte de la reapropiación étnica de un grupo.

En Estados Unidos durante la segregación, en los años 60s, se promovió el uso de esta palabra con leyendas como: “Black is beautiful, Black Power”, incluso el movimiento social “Black Panters” acuñó el término.

Hoy en día solo pueden ser llamados negros, aquellos que poseen una característica fenotípica derivada de esta raza, aquellos que a través de su piel refuerzan la existencia de la negrura en su sangre. En otras palabras, solo aquellos con piel evidentemente oscura pueden ser llamados negros, mientras que aquellos que apenas tienen vestigios de la fuerte melanina característica de los descendientes africanos en su piel, deben ser llamados afrodescendientes.

Aunque la palabra afrodescendiente designa la herencia africana de un individuo, y está más relacionada cono una característica genotípica de un ser humano, también es utilizado y reivindica políticamente, la condición de una minoría étnica, que se auto-asume de origen africano.

En las luchas sociales y políticas que encabezan estos movimientos es común ver y oír AFRODESCENDIENTE como sinónimo de reapropiación y resignificación.

Personalmente, y aunque no me gusta el uso del término afrodescendiente para definirme, lo uso, al igual que mi cabello, como una medida política, de apropiación y aceptación de mi calidad de mujer negra o como socialmente se aceptaría mujer afrodescendiente.

La afrodescendencia y la negritud son un tema muy sensible entre los descendientes de africanos, pues por un lado hay quienes aceptan y asumen su origen y pertenencia étnica por el color de su piel, mientra que hay otros que aceptan su origen, pero consideran ofensivo y discriminatorio recibir el calificativo de negro.

Pero como en algún lado oí, es mejor llamar a las personas por su nombre y no por sus características físicas, nadie debe ser llamado indígena o mestizo y debe asumirlo como correcto, de la misma forma a ningún negro o afrodescendiente debe ser llamado así, somos humanos, somos como tú.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s